Desde la llegada de Miguel Angel Russo para su segundo ciclo, el entrenador ha tenido la capacidad de tener grandes aciertos para conformar un equipo competitivo para la Copa Libertadores.

Durante la etapa previa a las elecciones, Riquelme había manifestado que quería un equipo más protagonista. Con un mercado sumamente austero (tan sólo dos futbolistas y con poca inversión por la realidad ecónomica), sólo bastó con acomodar algunas piezas del plantel profesional.

¿Cuáles fueron esos pequeños ajustes? Un equipo con las líneas más adelantadas. La inclusión de Campuzano como único volante central, le da otra dinámica y permite hacer una transición rápida defensa- ataque.

Después la utilización de Villa y Salvio arrancando unos metros adelantes le dan más vértigo, y más juego uno contra uno ante el lateral rival (donde más cómodo se sienten y mejor rinden).

Por último, mantener contentos a todos. Ese es un gran mérito, porque en un vestuario complejo no es fácil manejar los egos. Además, el que entra rinde y genera una competencia interna fuerte que es vital para este tipo de certámenes.

 

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of