Beto Márcico fue uno de los invitados por Roman Riquelme a ver el partido contra Atlético Tucumán y el ex jugador contó algunos detalles del encuentro.

“Cuando entré al palco y tenía la camiseta con mi nombre fue una emoción tremenda. La verdad, el gesto de Román es una caricia al alma. Es para sacarse el sombrero”, empezó el “mágico”.

También comentó el hecho de vivirlo con Rojitas: “Ni hablar cuando vi a Rojitas. Estar con esas dos glorias… Fue una gran noche, yo sé que soy ídolo del club, pero no al nivel de estos dos monstruos. A Rojitas en algún momento llegaron a compararlo con Maradona. Román fue el último campeón de América, el máximo referentes de las últimas décadas. Son otra historia. Por eso para mí fue un honor estar ahí”.

Con respecto al lugar que tiene Román en el club comentó: “Muy bien. Pero muy bien, eh. Creo que era algo que el club necesitaba. Este cambio. Una persona de fútbol, que tiene respeto por los jugadores, que conoce, que sabe. Antes, con la anterior dirigencia, tenías que ponerte de rodilla para que te dieran una entrada. Ahora hay otra apertura”.

Por último expresó sus ganas de trabajar en el club: “Boca dejó de se un club político para volver a ser un club de fútbol. Es así. Y ahora está más abierto para nosotros. Fijate que el Mono, Blas Armando Giunta y Pico, que son jugadores de los 90, hoy pudieron volver a trabajar. Incluso Blas Armando estuvo trabajando con Beraldi, como yo, pero le abrieron la puerta igual. A mí me gustaría, claro. Sin dudas. Pero hay que dejar que trabajen ellos, que están haciendo las cosas bien. Verlos ahí me pone muy feliz”.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of