A Zárate lo recibieron entre insultos y cuando le tocó salir hizo un gesto que alteró aún más a los hinchas fortineros.

Del “pasó el equipo grande” a tocarse el escudo de Boca, en esa escala.

Los minutos que le había tocado jugar no hubo ningún inconveniente y es más hasta se había halagado su comportamiento en Liniers. Sien embargo, el gesto pasó desapercibido pero las cámaras lograron tomar la imagen. Entre tantos gritos que bajaban a las tribunas el se acarició el corazón donde precisamente está el escudo de Boca.

A los 15 del segundo tiempo expulsaron a Fabra y eso hizo que Alfaro empiece a meter mano en el equipo, tal fue asi que Zárate se compró todos los numeros para salir. A Mauro no le gustó salir, pero lo aceptó. En el camino hacia la salida, donde esperaba Hurtado, tuvo tiempo de recriminarle a Lousteau que no le cobró un penal. Al mismo tiempo, los miles de hinchas de Vélez le cantaron y gritaron de todo. Hubo banderas en contra de Mauro con leyendas de todo tipo. Caretas también. Los hits, infaltables. En devolución a todo esto, el delantero hizo el gesto que tanto molestó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here