Gustavo Alfaro no dejó tema por tratar luego de perder ante Lanús: “Fue una derrota en la que creo que pesaron los errores nuestros, hubo distracciones en el arranque de los dos tiempos que pesaron en el desarrollo. Pese a arrancar perdiendo hicimos méritos para empatar. Hubo jugadas que pudieron cambiar el destino del partido, por sanciones que no se tomaron. Tratamos de empujar al rival y empatar, no se pudo y se complicó por la expulsión de Izquierdoz”.

Sobre la derrota con Lanus en Superliga destacó: “Lamentamos la derrota, queríamos seguir arriba, para dejarlo bien posicionado a Boca para lo que viene. Sabíamos que veníamos a un reducto difícil. Lamento que se dio por desconcentraciones defensivas que no son habituales en nosotros y no supimos capitalizar las cosas buenas que hicimos”.

Retomo el tema de River y dijo: “El partido con River es un clásico, determinante,y la actitud del equipo fue buena. Contra Lanús hubo errores que contra River no existieron. En las cuestiones defensivas no nos habíamos equivocado, a veces tenés esos factores de desconcentración que te afectan y fallás en situaciones determinantes. Tuvimos una clarita con Almendra, Rossi tuvo buenas respuestas, el cabezazo de Lisandro es bueno, Wancho se metió en el área y no pudo resolver… La actitud fue la misma, fue distinta la concentración en la aplicación de detalles defensivos”.

Sobre la famosa pregunta que le hicieron detalló: “La pregunta que me hicieron luego del partido con River fue si yo debía continuar. Ahora, de los candidatos a presidente, si te ofrecen renovar es porque hacen una valoración positiva de mi trabajo de un año. Yo dije que todo este tiempo que estuve acá aprendí un montón de cosas del mundo Boca, uno está mejor parado para lo que viene en relación a lo que estaba en enero. Si te quieren, una charla conmigo dura cinco minutos. Ojalá si se da, sería una satisfacción personal muy grande. Dependerá de ponerse de acuerdo en los objetivos en lo deportivo”.

Y para cerrar dejó abierta la puerta en su futuro con Boca: “Siempre tendrá un sí rotundo de mi parte. Pero yo no seré el que dirá si debo continuar. La evaluación es de todos. Los balances son al final, ahí se ameritará la posibilidad. Uno lo puede desear y quizá no se presenta, ahí debo volver a mi casa. Las cosas se analizarán cuando se deban analizar. Falta para los tiempos de los análisis. Hablo con Nico (Burdisso), con el presidente, el tiempo de los balances no llegó…”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here