La derrota en el monumental dejó varias secuelas. Una de las malas noticias para Gustavo Alfaro (más allá del resultado y la forma) es la lesión de Nicolás Capaldo.

En el segundo tiempo, Capaldo jugó con esta lesión, porque Boca ya había hecho los tres cambios y debía mantener los once 11 en cancha.

 

El volante juvenil sufrió un esguince de tobillo izquierdo y estará al menos entre 30 y 45 días afuera de las canchas. Igualmente el volante ya había sido expulsado y no iba a estar en el partido de vuelta.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of