Boca volvió a perder contra River y el panorama para el 22 de octubre es muy difícil.

River en los mano a mano y contra Boca parece ser un equipo invencible. Le ganó desde lo táctico, mental y físico, el ADN del “millo” es sacrificarse todos por todos y ayer le salió a la perfección.

A los 4 minutos el famoso VAR volvió a hacer lo suyo y cobró un penal (que fue penal) a Emmanuel Mas quien River lo canjeó por gol. Hasta ese entonces River jugaba mejor, pero no era muy superior al xeneize. Es más, pudo controlar los ataques de River y en una contra lo tuvo Capaldo que pecó de inexperimentado y la mandó por arriba del arco de Armani.

El planteo de Alfaro fue erróneo desde el vamos. Poner a Soldano de número ocho fue improvisar o exponerlo a una posición que desconoce. A muchos jugadores el partido con River, la primera prueba importante del año les quedó gigante. Solo algunos aprobaron: Izquierdoz y Esteban Andrada.

Gustavo se confundió también a la hora de los cambios, ya que puso jugadores pensantes y creativos pero a Boca le faltaba velocidad y desequilibrio.

El ingreso de Tevez hizo partir el equipo al medio porque hasta ese entonces Alexis Mac Allister estaba teniendo un estable partido, pero la entrada del diez hizo que el es Argentinos se encargue de marcar a Enzo Perez y se olvidó de jugar que es lo que mejor le sale.

La poca experiencia de los pibes como Weigandt y Capaldo también quedó evidenciado en el superclásico de ayer.

La desconcentración de EmManuel Mas provocó el penal y su desesperación por querer marcar hizo que jugara al borde de la expulsión en todo el encuentro.

El doble cinco fue desconocido como pocas veces en lo que van jugando juntos. Marcone tuvo poca marca y precisión mientras que Capaldo no pudo definir bien en la única de Boca y además en todas las divididas las perdió.

Reynoso no corrió, no caminó, no nada. Bebelo fue otro de los errores de Alfaro para confiar desde el inicio del XI. Dos jugadores para la misma posición y al superponerse ni Alexis ni el cordobés jugaron un partido a la altura.

Ábila lo único acertado que hizo en el encuentro fue ser egoísta en el gol y pasársela a Capaldo a pesar de la mala definición.

Boca puede perder y mas con el mejor equipo del fútbol argentino pero no de esa manera. Sin ganas, sin entrega y por supuesto que sin fútbol. La situación es la mas difícil de todas, pero no queda mas que confiar.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of