A pesar de no haber clima de superclásico, mañana se vivirá un nuevo episodio de los mano a mano entre River y Boca.

El xeneize viene de golpes muy duros estos últimos años y los cruces entre ambos son cada vez más seguidos, ya que, son los mejores equipos del fútbol argentino y sudamericano.

Hace poco se enfrentaron por Superliga y vimos a un Boca defensivo, cuidando espacios y anulando a un River que nunca pudo encontrarle la vuelta en el Monumental y que toda su ofensiva fue evitada por el planteo de Gustavo Alfaro. Al primero le faltó conseguir tener la pelota/generar juego mientras que el otro no pudo transformar sus jugadas en goles.

“No quiero ser el partenaire del festejo de River” dijo en conferencia de prensa Gustavo Alfaro. Y le salió bien, porque un empate en cancha del “millonario” es un resultado muy bueno. Además esos esquemas, los que no salen a atacar, a buscar y esperan que el otro dé el golpe, esos planteos son los que más le molestan a Marcelo Gallardo.

Ahora bien, la historia es otra: es una serie de 180 minutos y hay que pensarlo así. El “Lechuga” estudia al rival de principio a fin y soy una convencida de que éste partido será igual o parecido al mismo que se jugó por el torneo local. Cambiará algún que otro nombre, ya que regresan jugadores que estaban lesionados y que para Alfaro son imprescindibles pero la intención será la misma.

Habrá que cuidar la zona de los laterales porque con Fabra y Weigandt Boca sufrió en algunos pasajes del cotejo. Sin embargo, aunque el juego de River se caracteriza por las bandas, no hizo tanto daño en el derby argentino.

Tendrá que cuidar el mediocampo, ese que tan rico es tanto en River como en Boca. Quien gane esta zona del juego será quien domine el encuentro y quien se adueñe de la primera semifinal.

La ofensiva en Boca dejó de depender de los delanteros, asique es algo que no debería preocupar. La incidencia de los numero nueve es cada vez menor en los planteos de Alfaro. Tiene tanto poderío ofensivo y tanta facilidad de gol que convierte desde los puestos defensivos (Lopez-Izquierdoz) y de jugadores de buen pie que se ubican en el medio.

Será un partido que definirá mucho a pesar que la serie termine el 22 de octubre. “Dejar la serie abierta para traerla a La Bombonera” dijo Alfaro y con esta frase todo indica que irá a cuidarse al Monumental, una receta que le salió bien.

Partido duro y más por el presente de River, pero con esperanzas porque en el banco de suplentes tiene un entrenador que expresó “Vine acá con la ilusión de ganar la Copa Libertadores y estamos en ese camino”. Amén, Gustavo Julio Alfaro.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of