Boca empató con Liga de Quito y pasó a semifinal de Copa Libertadores donde lo esperará River o cerro Porteño.

El partido del conjunto que dirige Alfaro fue de los peores de su estadía, ya que, con un equipo que resulta ser titular solo tuvo dos o tres ocasiones claras de gol.

Las claves del empate:

El esquema defensivo que planteó el “lechuga” fue clave en el empate porque los ecuatorianos vinieron a buscar la victoria y Esteban Andrada tuvo más trabajo que Gabbarini.

Iván Marcone fue otro punto alto, el numero cinco viene en levantada, está teniendo grandes partidos y ayer no fue la excepción. Por el lugar del ex Lanús no pasó nadie y supo anular a los jugadores de Liga de Quito.

Destacar también la labor de Nicolás Capaldo que corrió los 80 minutos que jugó, que gambeteó y fue de los que más llegó al área de Liga. Además de tener proyección tiene buena pegada de media distancia e intentó desde lejos.

El xeneize es un equipo bipolar. Ayer fue entendible con la tranquilidad que Boca tomó jugar este partido. El resultado que se trajo de Ecuador ayudó a un montón para que se relajen pero la intranquilidad es que, este es el equipo titular que Alfaro pretende ganar la Copa Libertadores. Si el xeneize se defendió en la Bombonera con un resultado abultado, me da la sensación que en el Monumental el equipo azul y oro será más defensivo que nunca.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of