En el partido de ayer me acordé de una frase que decía muy seguido Guillermo Barros Scheloto cuando era técnico de Boca: “Dejemos de tirar centros de mier…”

Ayer el xeneize ante el globo fue eso: una constante de centros malos.

La paridad entre ambos fue merito también de Huracán que ha sabido anular los espacios y reducir el juego de Boca.

Las claves del empate entre Boca y Huracán:

La clave principal fue la actuación de Esteban Andrada. Importantísimo para el equipo porque no solo defendió los tres palos de una forma extraordinaria sino que también, termina siendo determinante en los pases que les da a sus compañeros funcionando como un central.

Cuando Reynoso se enchufó, Boca mejoró, pero esto fue recién a los 20 minutos del primer tiempo cuando Huracán ya había tenido destellos importantes y pudo haber convertido en tres ocasiones. La performance de Bebelo fue buena pero no alcanzo, ya que, sus acciones fueron intermitentes y no constantes.

Por último, cabe destacar el buen partido de Tevez. Condujo, intentó y probó en varias ocasiones. Se lo vio enchufado en los primeros 60 minutos y luego por supuesto con el correr del tiempo, el físico le pasó factura y su nivel decayó.

Boca no jugó mal pero eso fue por culpa del buen planteo táctico de Huracán. Le faltó ser efectivo, ya que, posibilidades tuvo muchas y casi todas fueron de Jan Hurtado. La cabeza estaba focalizada en el miércoles, partido con Paranaense por Copa Libertadores en la Bombonera.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of