De Rossi llegó a la Argentina tras 12 horas de vuelo y tuvo un día de locos.

Se realizó el apto médico, recorrió la Bombonera y el Museo de la Pasión Boquense, conoció a sus nuevos compañeros, se entrenó bajo la lluvia y jugó al futbol en espacios reducidos.

En La Boca lo esperaban Christian Gribaudo y Nicolás Burdisso, los tres recorrieron juntos los pasillos de la Bombonera.
Además jugadores de las inferiores de Boca le pidieron fotos al italiano.

Tevez lo ayudó a recorrer y lo invitó a jugar un partidito. Y lo hizo adentro de la cancha. Bajo la lluvia, el tano hizo futbol con los que no jugaron el partido con Paranaense.

¡Bienvenido Daniele!

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of