Boca se llevó una victoria de La Bombonera súper importante y quedó puntero del Grupo G.

El partido se partió en ocasiones: Boca jugó los primeros 15 muy bien y los últimos 10 del complemento también. Si haces un balance prevalece lo negativo, pero en fin la prueba se superó.

Algunas de las claves del triunfo 2-1 ante Paranaense:

-Lisandro López fue una de las claves de este triunfo: siempre con salida limpia, despejando en tiempo y forma. Además el central tiene una segunda casa: el área. Desde que llegó, no sólo Andrada lo siente como un apoyo sino que los encargados de la pelota parada, buscan el pie o cabeza del defensor. Por entrega y compromiso, el gol de hoy fue una recompensa.

-El ingreso de Carlos Tévez con los minutos justos, ni más ni menos, ya hemos dicho que cuando ingresa en solo 20-25 minutos marca la diferencia de manera estrepitosa. El delantero fue generoso y regaló algunas asistencias, pero en el gol fue totalmente egoísta ¡Y qué bien que lo hizo!. En pocos minutos, cambió el partido y el pasaje de pelota en el xeneize se notó y mucho. Gol de desahogo para el Apache.

-Por último, otra clave fue el corazón y la garra -una vez más- de Nahitan Nandez, que desde las características futbolísticas podemos criticarlo mucho, pero desde el empuje e inyectar a sus compañeros anímicamente, nadie puede decirle nada. El volante volvió a jugar con un Marcone apático, sin embargo, tapó pelotas del ex Lanús y las suyas. El uruguayo suele sentirse más cómodo como número ocho, pero de todas formas, se adapta a lo que le pide Gustavo Alfaro. Desde el ímpetu: Nahitan un 10.

A veces cuando el juego colectivo no funciona, prevalecen otras cosas como la garra y el corazón. Eso fue hoy Boca, un equipo que no negoció sus ganas y se vió en la cancha. El xeneize es puntero del Grupo G de la Copa Libertadores.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of