Sebastián Villa, uno de los pocos aprobados de Boca en Brasil, junto al primer tiempo de Reynoso.

El colombiano volvió a la titularidad en lugar de Pavón y fue de lo más peligroso del Xeneize, que cayó 3-0 en Brasil. Sin dudas, se destacó en el primer tiempo siendo desequilibrante por derecha y por ratos cerrándose al medio. No se entendió mucho con el 9, que tuvo una pálida actuación, y eso hizo que Boca no esté fino en la última línea. Pero ganó en velocidad, con y sin pelota, para aparecer por sorpresa y lastimar a la última línea de Paranaense.

El extremo tuvo un 66% de precisión en los pases (12) y pudo tirar 9 centros (2 fueron certeros a un compañero), además de un buen pase largo. Generó una situación de gol y ganó 6 duelos de 14. Además, solo perdió una pelota y cometió 2 faltas.

 

Boca redondeó un buen primer tiempo manejando la pelota y presionando alto al equipo local, con apariciones del ex Tolima y el manejo de la pelota de Reynoso, pero nunca se pudo reponer del duro golpe del primer gol a los 35′ de la primera parte.

Cuando Alfaro recurrió al banco de suplentes para intentar empatar, ya era tarde: Marco Ruben a los 68′ puso el 2-0. Villa terminó saliendo para que ingrese Pavón un minuto después, ya que el DT creyó que con un extremo alcanzaba y que Tevez tenía que jugar unos minutos más. Después llegó el tercer gol para cerrar una dolorosa derrota en Brasil.

Duro revés para Boca, en el partido más difícil de la fase de grupos, que lo obliga a levantarse la próxima semana de local frente a Wilstermann para acomodarse en el grupo y no dilapidar sus chances de clasificar a octavos.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of