Tras un mes de la lesión sufrida en su mandíbula, Esteban Andrada habló con el Sitio Oficial de Boca para recordar aquel momento duro y de su continuación en las canchas después de semejante fractura.

Sobre aquella jugada donde Dedé lo impacta de manera muy violenta, el arquero recordó: “Pude ver la jugada después en las imágenes, pero en el momento nunca me imaginé que había sido una fractura. Cuando caigo, caigo inconsciente, pero en el momento me recupero y pensé que me había cortado el labio y nada más. Sentí el impacto muy fuerte en los oídos y traté de seguir. Al final sentía que en cualquier momento me caía”. Y agregó: “Caí medio inconsciente. De hecho, después vi en las imágenes que choco la cabeza contra el piso. Después levanté la mano para pedir asistencia y me recuperé en el momento. El médico me puso un algodón en la boca y pensé que solo me había cortado. Al minuto, el algodón lo tenía todo mojado con sangre. El masajista me acercaba algodón a cada rato y yo veía que cada vez me duraba menos. Eso fue lo que me dijo el doctor, que sangró tanto porque había sido una fractura”.

 

Esteban vino de Lanús y en un puñado de partidos se ha ganado la titularidad en el arco del conjunto de La Ribera. En la consulta de sus sensaciones de estar jugando 20 minutos con esa fractura, expresó: “Jugué con mucho dolor, pero estábamos en una situación en la que el equipo necesitaba del esfuerzo de todos. Trate de dar lo máximo para mantener ese resultado y pudimos conseguir una buena ventaja para ir a jugar después en Brasil”.

En una de las últimas jugadas ante Cruzeiro, Andrada sacó un remate que salvó al xeneize y destacó: “Me acuerdo del remate de Edilson, lo habíamos estudiado en los videos antes del partido. Cuando toma la carrera larga, sabía que era difícil que me la tire por arriba. Entonces elegí quedarme en el palo para estar mejor posicionado. Ya estaba consciente y en ese momento lo único que importaba era poder sacar la pelota”.

Uno de los momentos más duros fue cuando se vió en el espejo la rotura que tenía en la boca y profundizó: “Llego al vestuario y cuando me voy a mirar sentí que el diente lo tenía muy atrás y la parte de la mandíbula la tenía partida a la mitad. El doctor me llevo a la ambulancia, me sacaron una placa, pero no se terminaba de ver del todo bien. Después me llevaron al Hospital Mitre donde me dijeron con precisión como había sido la lesión”.

Y acerca de los dichos de sus compañeros culminó: Mis compañeros y el cuerpo técnico me dijeron después que había sido una locura lo que hice de seguir en la cancha. Pero en el momento, con la adrenalina del partido, no pensé en las consecuencias y por suerte lo pude terminar”.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments