El resultado, como ocurre de manera frecuente en el fútbol argentino, maquilla rendimientos individuales y colectivos. Otra vez Boca volvió a jugar un mal partido, y lo empató de casualidad.

Rossi (5): Sin responsabilidad en los dos goles. Tapó un mano a mano que era el 3-0. Estuvo flojo en un par de salida, y principalmente en el juego con los pies.

Peruzzi (4): Racing atacó poco por su sector, pero estuvo desconcentrado. De escasas participaciones ofensivas, cuando lo hizo fue criterioso.

Goltz (4): Lento y a destiempo. Nunca pudo tomar a Lisandro López ni a Cristaldo.

Izquierdoz (5): Error de salida en el 0-1. Después lo de siempre, firmeza en los anticipos y en el 1 vs 1. Además , atento para los cruces.

Más (3): Flojo partido del lateral. Pasó poco y  mal al ataque. Sufrió de manera constante a Solari.

Gago (4): Errático. Estuvo desaparecido por la presión constante de Racing en el primer tiempo. No tuvo socios para la descarga rápida.

Chicco (4): Llegó siempre tarde a los relevos. Estuvo mal posicionado, y no tuvo la claridad necesaria con la salida limpia en el primer pase

Almendra (3): Impreciso con la pelota. Nunca rompió líneas, y además fallo en la presión para recuperar la pelota.

Tevez (3): Desaparecido en acción. No retrocedió para juntarse más con Gago, no metió pases profundos ni pudo desnivelar en el 1 vs 1

Pavón (3): Otro de pésimo partido. Muy distinto al de la temporada pasada. No lo pudo superar a Saravia en toda la noche.

Wanchope Abila (5): La pelota no le llegó nunca pero en dos jugadas cambio el resultado. Oportunismo para el 1-2 y después aguanto la triple marca y asistió a Villa para el 2-2.

Magallán (4): Entró y no estuvo firme en las coberturas. Debió ser expulsado por empujón a Zaracho.

Villa (5): Desde su ingreso, demostró más que Pavón. Rápido para el desborde y complicarle la vida a Mena.

Zárate (4): Entró por Tevez y no desniveló ni formo parte del circuito ofensivo.

Guillermo Barros Schelotto (3): Realizó los cambios tarde (solamente el de Villa fue efectivo). Demostró su faceta histérica protestando todas las jugadas, y no se mostró preocupado por modificar los aspectos del juego en los que fue superado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here