Boca esperó y nunca propuso. Velez que de local se hace fuerte contra los de Alfaro fue un equipo pálido y de pocas ideas.

Gustavo Alfaro pudo inhibir la posición de las estrellas que tiene Velez: Gimenez, Vargas y Bouzat, ninguno de los tres pudieron demostrar el juego que vienen haciendo hace rato y eso fue mérito del xeneize.

Algunas de las claves del empate:

Boca volvió a jugar mal, sin la presencia de Reynoso perdió territorio y gestación. Desde su lesión, Alfaro no puede encontrar a alguien que le conduzca el equipo.

Andrada es la clave principal y la que nunca falla. A mí me enseñaron que para armar un equipo tenes que tener un buen arquero y Boca lo tiene. Desde los datos y hechos, Esteban Andrada es hoy el mejor arquero del fútbol argentino. Si Velez no ganó fue porque en el arco del xeneize está Andrada. La figura de este partido, sin lugar a dudas.

Otra de las claves fue la marca y el recorrido de Julio Buffarini. Hace tiempo que se ha ganado un lugar indiscutido en este Boca que dirige Alfaro. El cordobés está más parecido que nunca a aquel que ganó la Libertadores con San Lorenzo. No solo protege su banda sino que además, cuando Pavon tuvo alguna imprecisión estuvo el para remediarlo.

Por último, la recolección de pelotas de Carlos Izquierdoz, ese defensor que tiene altibajos con la camiseta azul y oro, pero que hoy en un partido que necesitaba -si o si- tener bien plantados a sus centrales, el lo estuvo. Sacó todo lo que estuvo al alcance, recorrió metros de más y entregó de forma acertada. Cuando había que despejar a las tribunas lo hizo y cuando supo que podía salir jugando, también lo hizo.

Boca avanza y retrocede todo en menos de un par de días. Con Central levantó, con Godoy Cruz se agigantó, con Paranaense decayó un poco y hoy se desplomó. Trabajo duro para Alfaro porque caerse en Boca, no está entre las opciones.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of